columna ss

Ya no es una novedad que nuestra vida cambió radicalmente con la llegada de la era digital, pero día a día aparecen nuevas implicancias que nos desafían a repensar y reflexionar una vez más sobre este fenómeno en el que el mercado laboral no queda exceptuado.

¿Por qué cambia el negocio con la tecnología?
Los negocios basados en plataformas digitales (que están aumentando de manera exponencial en todo el mundo) trabajan bajo un modelo disruptivo, mientras que los tradicionales lo hacen con una lógica unidimensional y lineal, agregando valor a insumos para crear y empaquetar un producto que distribuyen entre los consumidores. Las empresas digitales operan con un modelo que les permite conectar distintos tipos de productos y servicios con diferentes consumidores, facilitando las interacciones entre fronteras y creando así mercados comunitarios a escala global. Nuevas tecnologías, nuevas habilidades.

En este nuevo escenario, las compañías orientadas al éxito, necesitan ejecutivos abiertos a la tecnología. Con equipos caracterizados por la curiosidad, flexibilidad, adaptación a los cambios y capaces de asumir riesgos y desafíos. En lo referido al perfil de los CEOs, los más buscados son aquellos capaces de asumir el desarrollo de negocios y de productos a través de plataformas digitales.

Nuestros clientes orientan sus búsquedas hacia este tipo de profesionales con experiencia en start ups e innovación, ya que este tipo de incumbencias los llevan a mantener un permanente contacto con la tecnología, y a atender y considerar una multiplicidad de estímulos simultáneos y diferentes en su gestión. Este tipo de actividad necesita y promueve el desarrollo de personalidades ambiciosas y generadora de cambios. Con flexibilidad, permeabilidad, resiliencia y un espíritu altamente emprendedor. Todas capacidades altamente valoradas en el mercado, en donde las empresas deben estar más que nunca obligadas a mantenerse a la vanguardia de los cambios que no son el futuro sino que ya forman parte del presente. Puede suceder que este tipo de perfil se encuentre en profesionales jóvenes, quienes llegando a ocupar posiciones claves dentro de la compañía carezcan de la experiencia necesaria para responder algunas otras exigencias del cargo. La cercanía de figuras del Directorio, con clara trayectoria, conocedoras de las prácticas de gestión y de la cultura del mundo corporativo, unida a la templanza y la paciencia que sólo es brindada por la experiencia, les podrán proveer de un encuadre de contención que le permita garantizar el logro de gestiones de excelencia.

En este contexto, desde Valuar convocamos a Pablo Tajer, VP de Plataformas Digitales de GREY Argentina. Tras trabajar varios años en Facebook se unió recientemente a la agencia con un objetivo muy concreto: redefinir la escala de la transformación digital del mercado publicitario, con un enfoque donde “lo digital” no es un aspecto más sino que está totalmente integrado a la estrategia. Tajer nos aporta su experiencia y comparte su visión empresarial sobre el sector.

¿Como incide la transformación digital en la comunicación, la imagen y el negocio de las empresas?
La comunicación digital ha transformado de manera completa la forma en que las marcas se comunican con sus consumidores, que están logrando una relación uno a uno con sus clientes por primera vez de manera masiva, pueden buscar a la persona indicada para cada producto y hablarle de una forma diferenciada y “personal”, a diferencia de la comunicación masiva e impersonal que vivimos durante décadas. Por otro lado, las marcas también están más expuestas que nunca a la opinión pública en las redes sociales, la imagen de una marca, ya no solo es la que ella impone en los medios, sino la que las personas generan, por eso es clave esa relación que generen con sus consumidores, y el cambio del “decir” al “hacer”, dejar de hablar y empezar a escuchar y a buscar soluciones a los problemas reales de sus consumidores.

¿Qué pasará con las empresas que no sepan reinventarse?
Hace años que escucho teorías fatalistas sobre la reinvención de las compañías y agencias de publicidad, y el final de los tiempos para quienes no hagan un cambio abrupto. Es fácil y siempre suena más erudito decir que todo va a cambiar y el que no se adapte desaparecerá.

En estos últimos años, lo que descubrí es que tanto los que cambiaron velozmente como los que se tomaron un poco más de tiempo tienen posibilidades de sobrevivir. Eso sí, el cambio va ocurrir, de eso no se escapa nadie. Las empresas que decidan hacer el cambio y generar una transformación digital veloz adentrándose en las nuevas tecnologías, aún cuando tengan que arriesgarse a lo “nuevo”, llevarán la delantera, tendrán más experiencia y cierta ventaja, pero también serán como todo pionero, las que choquen primeras con las nuevas realidades. Las que esperen, cuando decidan hacer el cambio (siempre y cuando no sea demasiado tarde) obviamente empezarán corriendo desde atrás, pero al necesitar experiencia para igualarse con las primeras lo que harán es contratar al personal más experimentado de las pioneras, absorbiendo así todo lo aprendido y arriesgado por ellas, copiarán procesos y evitarán cometer los mismos errores. Les costará más caro y serán más lentas, tendrán ciertas desventajas al principio, pero no hay razón para creer que por no ser pionera una compañía va a desaparecer. Con esto no digo que todos se sienten a esperar a ver quéhacen los demás, sino todo lo contrario, si quieren perder plata, llegar tarde, tener que contratar personal mucho más costoso, ahí sí, a esperar. Si quieren seguir creciendo, es indispensable empezar la transformación, el futuro ya llegó.