CB

Por Cristina Bomchil, fundadora y Directora Ejecutiva de Valuar, miembro de Agilium Wordlwide – Executive Search Group.

Mayo, 2018. Durante los últimos años, la disrupción tecnológica ha estado cambiando la manera en cómo funciona el mundo. El surgimiento de la inteligencia artificial, de la robótica, de la internet en las cosas, la realidad virtual y las plataformas colaborativas, entre otras, buscan reinventar la fuerza laboral de una manera que era, hasta hace poco, inimaginable.

Esa disrupción fue el eje central de la conferencia global anual de The Association of Executive Search and Leadership Consultants (AESC), la asociación que núclea a las más importantes firmas  de búsqueda de ejecutivos y consultoría en liderazgo, desarrollada en Nueva York.

Durante dos días se debatió acerca de los temas más candentes del sector. Entre ellos, sobre el impacto de estos cambios en las áreas de recursos humanos en general, y sobre las  la utilización de las nuevas herramientas  que enriquezcan la performance de los head hunters.

El gran planteo se centró en las nuevas  tecnologías y como continúan provocando disrupción  (y mejorando) la vida en todos sus ángulos, lo que incluye, por supuesto, los lugares de trabajo. Ante el interrogante de cómo afectará la transformación digital y más específicamente la Inteligencia Artificial y Machine Learning a las áreas de RRHH, y sobre cuánto trabajo la IA  le podría “quitar” a los humanos, fue interesante escuchar a Susan Steele –IBM Global Chief HR  Advisor y a Paul Lee, socio de Deloitte y responsable  de la investigación en Tecnología,  Medios y Telecomunicaciones de la firma.

Por un lado, Susan Steele, disertó sobre las herramientas que desarrolló IBM para hacer más eficiente  sus propias áreas de HR, entre otras: reclutamiento, inducción,  capacitación y movilidad interna. También, advirtió sobre el enorme impacto que significa que más del 40 % de las empresas Fortune 500 no existirían más para el 2027, y advirtió sobre las continuas fallas de las nuevas tecnologías (no siempre funcionan como Netflix) y las fuertes consecuencias a la hora de buscar talento.

En su discurso destacó que los pools de candidatos son completamente diferentes y las competencias necesarias  también, y que para su compañía el foco está muchas veces, solamente puesto en la experiencia: 15% de la gente que contrata es no universitaria, para posiciones tradicionalmente ocupadas por universitarios.

Los CEOS, que hoy reconocen la dificultad de captar y retener talento, han decidido invertir en Inteligencia Artificial (IA) aplicada a RRHH.  Esta IA no reemplaza a los humanos, al contrario, enriquece su performance. Ayuda a suavizar esa disrupción y a atravesar esta transformación. Ergo, RRHH se reinventará con la llegada de las nuevas tecnologías.

Obviamente, este kit tecnológico no es para los ejecutivos de la C-Suite, pero los avances son impresionantes. El componente humano no desaparecerá nunca y las herramientas ayudarán muchísimo a que los profesionales de RRHH se dediquen a temas más profundos y estratégicos, que verdaderamente agreguen valor al negocio.

La principal dificultad radica en cómo integrar la toma de decisiones por un lado basada en gran cantidad de datos pero sin descuidar de la variable “personalizada”.

Por su parte, Paul Lee, socio de Deloitte, sostuvo que vendrán varias décadas más de disrupción tecnológica y la penetración de las tecnologías de Machine Learning será mucho mayor. Frente a esto, Deloitte predice que este año se venderán 800.000 chips con capacidades de Machine Learning, contra 150.000 del año 2016. ML puede reemplazar tareas manuales repetitivas, de la misma manera que una calculadora puede acelerar las cuentas y no requerir hojas de cálculo. También, puede reemplazar la necesidad de inspección visual humana en una línea de producción.

En la medida que el propósito sea enriquecer y no solo reducir costos o agilizar tiempos estaremos entrando un contexto verdaderamente potente. Es elemental que los nuevos CEOs comprendan el poder da la computación cognitiva. Esto es solo uno de los ejemplos de los aportes de la IA  para la agilidad y contundencia en la toma de decisiones, no solo para HR sino para el resto de las áreas, y de un modo transversal al negocio. También de cómo Machine Learning, como rama de la IA,  puede generar programas que faciliten el trabajo de Recursos Humanos.

 

En el caso de IBM desarrollaron a Watson para su uso dentro de la compañía, una plataforma de servicios cognitivos que atiende llamados y responde las preguntas de los postulantes, capta sutilezas en la voz en los call centers (como enojo, alegría o ansiedad) y sugiere cuales posiciones son el mejor fit para la persona interesada en trabajar en la empresa. Al candidato que ha sido elegido le responde las preguntas típicas antes de su ingreso en la compañía, y cuando esta persona ya ingresó, lo ayuda en la inducción.  El área más desarrollada de Watson, es la de aprendizaje, lo llaman el learning space, y está absolutamente personalizada para cada miembro de la organización. También aplican Watson al planeamiento de empleos, a payroll,  a compensaciones y los servicios de HR. Hoy, HR de  IBM, se transformó de ser estar centrada en procesos a estar centrada en talento. Además, mediante el método de design thinking, utiliza a Watson para atraer, comprometer, retener, desarrollar, promover, ejecutar y ayudar en la salida de sus empleados, basada en el ciclo de vida de los empleados. Para que Watson siga creciendo, se  le pide feedback a las personas y, con toda la data de las actividades que realiza cada empleado, se agiliza y promueve la movilidad  interna de cada uno.

 

VALUAR es hoy un socio estratégico  de muchas de las empresas más reconocidas en la búsqueda de ejecutivos de Alta Dirección y Posiciones Clave con oficinas en Buenos Aires y en Santiago de Chile.  En 40 años de vida, hemos brindado asesoramiento a diversos tipos de organizaciones, desde grandes empresas multinacionales hasta empresas medianas nacionales con alto potencial de crecimiento y organizaciones sociales sin fines de lucro, entre otras.